Tarta de Santiago

Mi estómago me odia… ha decidido estar de huelga todo el fin de semana y hacerme subsistir a base de arroz, pollo a la plancha y manzana. Siendo sincera, me encanta la dieta blanda pero… teniendo un blog, ese es un lujo que no me puedo permitir.

Tarta de Santiago

Así que en cuanto he comprobado que me encontraba en plenas facultades, no he dejado pasar ni un minuto para ponerme manos a la masa. Pero…¡Horror! Con tantos retortijones hacer la compra se me había pasado por alto y la despensa estaba peor que la nevera de un soltero (¿imagináis el panorama…?). Suerte que en uno de mis días de inspiración (que después no acaban de cuajar) compré almendra molida, que ha sido la medicina contra mi síndrome de abstinencia culinario. ¿El resultado? Tarta de Santiago, que no sólo está de muerte sino que es perfecta para aquellos que tengáis algún amigo o familiar celíaco. ¿Se te ha hecho la boca agua con sólo imaginártela verdad? Con ese aroma a limón y a canela…hmmm

Lo mejor de esta tarta es que es “fools proof”. Así que no te estreses pensando que vas a tener que montar claras a punto de nieve, deshacer chocolate sin que se queme…¡Ni siquiera te vas a pringar (aunque sea divertido hacerlo)! Cris lleva un montón de tiempo haciéndola. En primaria, se lo pasaba en grande con su mejor amiga, alérgica al gluten, mientras ponían perdida la cocina (eran incapaces de resistirse). No por ser celíaco debes renunciar a los placeres del dulce. Así que esta receta se la dedicamos a Alejandra, para que se vuelva a poner el delantal con Cris algún día.

No se conoce cuál es el origen ni el creador de la Tarta de Santiago, tal y como hoy la conocemos. Sin embargo, en uno de los boletines más famosos de nuestro país (BOE), encontré (para mi sorpresa) algunos datos sobre este rico postre. ¡¡Hasta se describe el proceso de elaboración!! Hay cosas que, realmente, consiguen sorprenderme.

BOE nº69 de 22 de marzo de 2006:

La noticia más antigua sobre la elaboración y consumo del bizcocho de almendra, hoy conocido como Tarta de Santiago procede del año 1577, en el contexto de la inspección o visita que D. Pedro de Porto Carrero realizó a la Universidad de Santiago y a su investigación sobre las colaciones o comidas que se daban a los profesores con motivo de la concesión de los grados académicos. Aunque era llamada «torta real», su elaboración con almendra molida, azúcar y huevos, cocido al horno y servido en una pieza o fragmentada en dos porciones individuales, confirma la teoría de que se trata del mismo dulce que hoy llamamos tarta de Santiago. 

Las primeras recetas dignas de fiabilidad se contienen en el Cuaderno de confitería que recopiló Luis Bartolomé de Leybar en torno a 1838, así como en El confitero y el pastelero. Libro muy útil para los jefes de casa, fondistas y confiteros de Eduardo Merín –publicado en Ferrol en 1893– que proporciona una segunda receta de este dulce, que bajo el nombre de «Tarta de Almendra», se adorna ya con una suave capa de azúcar molida.

Tarta de Santiago

El origen inequívocamente gallego de ambos tratados confirma la antigüedad de esta preparación; el hecho de que esta especialidad no aparezca prácticamente en los repertorios culinarios foráneos hasta el siglo XX, apunta a una relevante popularidad de este dulce en Galicia y a su carácter de integrante de la tradición gastronómica y del gusto local.

En las confiterías tradicionales gallegas, la Tarta de Santiago se sigue confeccionando con fórmulas establecidas cuando menos a finales del siglo XIX. En la compostelana «Casa Mora», su fundador comenzó en 1924 a adornar las tartas de almendra con una silueta de la Cruz de Santiago. Esta idea alcanzó un gran éxito y se difundió pronto por otros obradores de toda Galicia.En el «Inventario Español de Productos Tradicionales», publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en 1996, se recoge la Tarta de Santiago en la sección dedicada a los productos de pastelería.”

Como todos sabréis, y habréis acabado de leer, la decoración típica de la Tarta de Santiago consiste en una cruz de Santiago, rodeada de azúcar glas. Sin embargo, esta vez es nuestro logo el que ocupa un lugar privilegiado en nuestra tarta.

Ahora os dejo, que me voy a recuperar el tiempo perdido este fin de semana. Ñumi!!

Dificultad: Fácil, igual que abrir un paraguas automático

Tiempo: 35 minutos

Grado de éxito: ¡Hasta el infinito y más allá! – Buzz Lightyear

Cris y Nat

Tarta de Santiago

Ingredientes:

  • 200 g de almendra cruda molida
  • 200 g de azúcar moreno
  • 4 huevos
  • Ralladura de la piel de un limón
  • una cucharadita de canela molida
  • 4 cucharadas de azúcar glas
  • * un trocito de mantequilla y un poco de harina, si usas un molde que no es de silicona
  • 1 plantilla con la forma que más os guste, para decorar (la típica cruz, una “Crispynut”, la inicial de vuestro nombre…)

Tarta de Santiago

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 160ºC
  2. En un cuenco, bate los huevos hasta que adquieran una textura esponjosa.
  3. Incorpora la ralladura de piel de limón, el azúcar moreno y la cucharadita de canela molida. Mezcla bien para que todos los ingredientes se unan.
  4. Añade la almendra molida a la mezcla anterior. Hazlo poco a poco y mezclando con cuidado, con la ayuda de una espátula.
  5. Si usas un molde tradicional, úntalo de mantequilla y enharínalo para evitar que se pegue la tarta. No es necesario que hagas esta parte del proceso si tienes un molde de silicona.
  6. Coloca el molde (de unos 20 – 24 cm de diámetro) sobre la bandeja del horno y vierte la mezcla dentro del mismo. Deja que la tarta de cueza durante 30 minutos.
  7. Saca la tarta del horno y deja que se enfríe en el molde. Pasados unos 15 – 20 minutos (si no puedes esperar más de lo bien que huele toda tu casa…) sácala del molde.
  8. Coloca el azúcar glas en un colador, poniendo tu mano o un plato en la base para evitar que vaya cayendo por los agujeros. Coloca la plantilla encima de la tarta y, dando toquecitos suaves al colador, ves tamizando el azúcar glas por toda la tarta, hasta que quede cubierta.
  9. Retira la plantilla con cuidado. ¡Ya tienes lista tu Tarta de Santiago!

Tarta de Santiago

 

 

Algunas propiedades de los ingredientes:

Almendra: fuente rica en vitamina E, que previene afecciones cardíacas; en vitamina B y ácido fólico. Rica en 8 aminoácidos esenciales y minerales como el magnesio, el fósforo y el calcio. También en zinc y hierro que contribuyen al rendimiento intelectual (Sí, nosotras comemos muchas almendras, jeje).

Huevo: Contiene todo lo necesario para vivir. La yema es rica en grasas (necesarias en un 30% en nuestra dieta), hierro, vitamina A, D y E. La clara no contiene grasa pero es rica en proteinas de alta calidad biológica (albúmina) y agua.

Limón: contiene antioxidantes y vitamina C. Es desinfectante y conservante. Su piel es estimulante y favorece la digestión.

Canela: bactericida y estimulante digestivo (dicen que hasta ayuda a prevenir el cáncer).

Tarta de Santiago
Guardado en Huevos, Nat, Postres, Sin gluten, Sin Lactosa, Vegetariano

Etiquetas: , , , , , , ,

Vota y Comenta 0 Respuestas

Tarta de Santiago

Tu Información