Sabores de Tailandia

Sa-wat dee ka!

Os escribo recién llegada de Tailandia, tras más de un día de vuelos y tránsito en distintos aeropuertos del mundo para poder sentarme frente al ordenador y compartir un pedacito de mi viaje con vosotros. Un pedacito que, como os podéis imaginar, está cargado de ingredientes y sabores.

Tailandia es uno de aquellos países en los que comer por la calle es un ritual para todos los sentidos. Los puestecitos de comida abundan en cualquier calle e impregnan cada esquina de olores deliciosos y colores. Lo mejor de todo es que deleitarse con el recetario típico tailandés es tremendamente asequible para todos los bolsillos.

Si hay algo que caracteriza la gastronomía tailandesa es su locura por el coco. Es su ingrediente fetiche que no puede faltar en casi ninguna receta. Con el permiso, por supuesto, del chile, la base de todos sus curry y comidas picantes, y su maravillosa fruta… tan aromática que parece que comas perfume.

Hablando de fruta… una de las que más me ha sorprendido ha sido el Durian, también conocida como “la fruta más apestosa del mundo”. La comparación de su sabor es imposible. Dulce, de textura deliciosamente cremosa y adictivo. Eso sí, en cuanto al aroma, hace honor a su mote y por ello, no puedes entrar con Durian en ningún restaurante, taxi, avión u hotel.

En cuanto a platos salados… el repertorio es infinito, aumentando inexorablemente dependiendo de la región en la que te encuentres. Aún así, de entre todos los bocados que han inundado mis papilas gustativas, me quedo con la sopa Tom Kha (Gai, si es de pollo y Gung, si lleva gambas), el Gai Haw Bay Toei o Pollo en hoja de Pandanus y el por todos adorado Khao Niaow Ma Muang o Mango con arroz pegajoso.

La sopa Tom Kha, que puede variar según la proteína escogida sea el pollo o la gamba, se trata de una preparación caliente a base de leche de coco, galangal, lemongrass o citronela y hojas de lima kaffir. Es sin duda, una de las mejores maneras de degustar la leche de coco en caliente, pues su textura aterciopelada e intenso sabor son, sin duda, irresistibles.

Fuente: F for Food http://fforfood.blogspot.com.es/2014/01/the-office.html

Fuente: F for Food http://fforfood.blogspot.com.es/2014/01/the-office.html

Lo sorprendente del Gai Haw Bay Toei es el curioso proceso que supone su preparación, siendo la cocina tailandesa tradicionalmente de cocciones “rápidas”. Para esta receta se marinan muslos de pollo deshuesados en una mezcla de salsa de ostras, salsa de soja, azúcar, raíz de cilantro y ajo. Después se realizan pequeños paquetitos de pollo con las hojas de pandanus que son primero cocidos al vapor, hasta que el pollo esté hecho, y fritos al momento de servir para darles una textura asombrosamente crujiente.

Fuente: Cook Asian Food http://www.cookasianfood.com/thailand/thai-chicken-in-pandanus-leaves/

Fuente: Cook Asian Food http://www.cookasianfood.com/thailand/thai-chicken-in-pandanus-leaves/

Para cerrar una buena comida Thai, nada mejor que un sencillo pero increíblemente aromático postre que combina arroz con mango, el Khao Niaow Ma Muang. Tengo que decir que el mango tailandés no tiene nada que ver con el que consumimos en España aunque, obviamente, ambos son parecidos. Sin embargo la variedad tailandesa suele comerse verde, para ensaladas, y madura como postre. El mango maduro se acompaña con arroz pegajoso, cubierto de sirope de coco. Sencillo pero realmente delicioso.

Fuente: Rachel Cooks Thai http://www.rachelcooksthai.com/mango-sticky-rice/

Fuente: Rachel Cooks Thai http://www.rachelcooksthai.com/mango-sticky-rice/

Pensaréis que la mayoría de los ingredientes que se usan en la cocina tailandesa son difíciles de encontrar. La verdad es que en Tailandia, obviamente no. El color de las verduras, el aroma de todo tipo de viandas y pescados y el aroma de sus especias inundan los mercados tradicionales que, indudablemente, superan en número y popularidad a los supermercados. De entre los cuales el más pintoresco es sin duda el Mercado situado al lado de la estación de tren de Maeklong. No sólo por su inmensidad sino porque cada 45 minutos, cada tendero debe recoger su puestecito y dar paso al tren. Todo eso, sin perder la sonrisa y paciencia que caracteriza a los tailandeses.

IMG_2705

SONY DSC

IMG_5607

SONY DSC

Pero ¡Don’t panic!… Si queréis degustar un plato tailandés casero sin romperos las cabeza ni el bolsillo buscando ingredientes exóticos, lo mejor es animarse con mi receta de Pad Thai!

En España, por supuesto, podéis acceder a estos productos gracias a tiendas especializadas o a través de los productos de Blue Elephant, uno de los más prestigiosos restaurantes y escuela de cocina tailandesa en el que tuve la ocasión de aprender alguno de los platos más representativos del país.

Os animo a que vayáis a Tailandia y os deleitéis con todos los sabores que nos puede ofrecer. Pero por si os pilla un poco lejos, os recomiendo uno de mis restaurantes Thai preferidos en Madrid: Krachai, en la calle Fernando VI, 11.

Sabores de Tailandia
Guardado en Viajes

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Vota y Comenta 3 Respuestas

Sabores de Tailandia

Tu Información

  1. NAt eres la bomba!!!

    Única, ya estoy marchándome a cenar a Krachai…

    Enhorabuena, un beso.

    Javier de la Vega

    • Pues si,
      con tu articulo, he olido aromas diferentes, he sentido colores borrados de mi mente y he saboreado lo desconocido, que increíble experiencia. Queda bien patente, en las estupendas fotos al igual que tus sentimientos desvelados.

      Me muero por esos chiles que parecen guindillas vascas celebrando los San Fermines…

      Genial Natalia.

      • Esos chiles eran matadores… todavía tengo las papilas gustativas adormecidas! Ni te imaginas como me picaba la garganta y la nariz al machacarlos para hacer pasta de curry… Pero mereció la pena!

        Un abrazo y espero que te guste Krachai!