Pollo relleno 2

Pollo relleno de tomate seco y parmesano

¿¡Pechuga de pollo y no es a la plancha!? Sí, os prometo que aunque no lo parezca, es posible.

El pollo está riquísimo pero es difícil que pensemos en otra manera de cocinarlo que no sea a la plancha o empanado (a no ser que os queráis pasar toda la mañana en la cocina). Pero aquí llega la RPSR [Revolución del Pollo Sabroso y Rápido]. Es genial porque no tenéis que cocinar el relleno así que es rapidísimo. Váis a pringaros un poquito las manos pero, aceptémoslo… todos somos niños y nos gusta jugar con la comida de vez en cuando!

En esta ocasión, yo lo he rellenado de tomate seco, parmesano, orégano y mostaza en grano de Dijon. Pero vosotros podéis ponerle aquello que más os apetezca. Aunque os recomiendo que siempre le pongáis un queso suficientemente graso como para que se derrita… es el secreto de este plato!

– Nat –

Ingredientes para 4 personas:

[No hace falta decirlo pero, si podéis adquirir productos ecológicos el plato (os lo prometo) gana un montón]

  • 4 puerros grandes, si queréis hacer el acompañamiento de puerros. Sino, con 1 tenéis más que suficiente.
  • 2 pechugas de pollo (decidle a vuestro carnicero que os las abra para que de una pechuga salgan 2 filetes suficientemente grandes para enrollarse en sí mismos. Más o menos, ambos tienen que ser de unos 20-25 cm)
  • 6 Tomates secos en aceite
  • Parmesano Reggiano
  • 4 cucharaditas de Mostaza de Dijon en grano
  • Orégano (seco o fresco, como más os guste)
  • 1 1/2 vaso de vino blanco
  • 4 dientes de ajo
  • Pan para aprovechar toda la salsita!!!!!

Pollo relleno 3

Para el atadillo de las pechugas:

  1. Limpiad bien 2 puerros y, haciendo un corte vertical “superficial”, sacadles una de sus capas y cortad tiras verticales de unos 5 mm de ancho. 
  2. Tenéis que cocerlas un poquito para que sean flexibles y puedan usarse como cuerda. Hay 2 maneras de hacerlo: Cocerlas durante 2 minutos al microondas en un recipiente tapado o cocerlas durante 3 minutos al vapor.
  3. Reservadlas en un plato para que se enfríen y podáis manipularlas sin perjudicar las yemas de vuestros dedos

Para rellenar las pechugas

  1. Cortad el tomate seco en tiras finitas y el parmesano en lascas de unos 3 mm
  2. Salpimentad los filetes (recordad: un filete equivale a la mitad de una pechuga) y extendedlos sobre una tabla.
  3. Extended con los dedos, para que quede bien impregnada, una cucharadita de mostaza de Dijon en grano por un lado de la pechuga.
  4. Colocad 1 1/2 tomate y 4 lascas de parmesano (o más… es una tentación) sobre el lado con mostaza, justo en el centro. Añadidle orégano al gusto.
  5. Enrollad la pechuga en sí misma y colocad los extremos de la misma hacia la base de vuestra pechuga, como si envolviérais un regalo.
  6. Coged 2 pares de tiras de puerro por pechuga. Tenéis que unir cada par con un nudo, así conseguís que la tira sea más larga y fácil de anudar.
  7. Atad vuestra pechuga con cada una de las tiras, a lo ancho y a lo largo, para que os quede como un regalo. El objetivo es que no se escape el queso fundido… Ñumi!!

Para la cocción del pollo:

  1. Cubrid una sartén con 1 dedo de aceite de oliva y cuando esté caliente, colocad las pechugas. Bajad el fuego hasta una intensidad media, para que no se queme el puerro.
  2. Cocedlas unos 3 minutos por cada lado para que queden doraditas.
  3. Cuando las pechugas estén doradas, aplastad los 4 dientes de ajo con la mano (sin sacarle la piel) y añadidlos a la sartén, procurando que no se quemen.
  4. Dejad que la pechuga se vaya impregnando del sabor del ajo durante unos 4 minutos (id girando las pechugas, si creéis que pueden quemarse) y añadid el vino blanco.
  5. Removed ligeramente para que se forme una salsa blanquecina.
  6. Bajad el fuego a intensidad mínima, tapad la sartén y dejad cocer las pechugas durante unos 7 minutos para que queden hechas por dentro.

Acompañamiento de puerros y crujiente de parmesano:

[Es ideal aprovechad el tiempo de cocción de las pechugas con el vino para preparar el acompañamiento]

  1. Puerros: cortad los puerros a rodajas finas. Añadirlos a una sartén con un chorrito de aceite caliente. Salad el puerro  y rehogadlos a fuego medio, durante 5 minutos para que queden tiernos pero mantengan su color.
  2. Parmesano: Calentad una sartén a fuego bajo. Cortad un trozo grande de parmesano y ralladlo (para esto no os sirve el parmesano rallado de bolsa). Cuando la sartén esté caliente, poned montoncitos de parmesano en ella (sin aceite ni nada). El queso se irá fundiendo y adquiriendo un color tostado. Cuando esté fundido, dadle la forma que deseéis con una espátula y apagad el fuego. Dejad enfriar el queso en la sartén y después, con mucho cuidado y la ayuda de una espátula fina, colocad vuestros crujientes de parmesano en un plato para que acaben de enfriarse y endurecerse.

Pollo relleno 2

Pollo relleno de tomate seco y parmesano
Guardado en Aves, Nat

Vota y Comenta 1 Respuestas

Pollo relleno de tomate seco y parmesano

Tu Información

  1. Ya se lo que voy a hacer el domingo para comer…