Pasta fresca con Salsa Calabrese

¿A quién no le gusta la pasta? Larga, corta, hueca, de colores, fina, gruesa… las posibilidades son infinitas y sino, que se lo pregunten a los italianos.

Pasta Fresca

Antes que entremos en una discusión sobre el origen de la pasta, os diré que no tengo la más remota idea de quién fue la primera persona, ni en qué parte del mundo, a la que se le ocurrió mezclar harina con agua, estirarla y hervirla. Sin embargo, es indiscutible que los italianos viven la pasta! ¡La idolatran! Y como dice Gennaro Contaldo (mano derecha italiana de Jamie Oliver): “Para hacer la pasta fresca perfecta sólo hay un secreto: hacerla con pasión!”.

Como ya os he comentado en entradas anteriores, la pasta larga es la niña de mis ojos. No obstante, no suelo comer mucha así que cuando lo hago, me gusta que sea de la máxima calidad. Así que es normal que, de vez en cuando, me invada el antojo de un buen bol de pasta fresca hecha en casa. ¡Es irremplazable!

Pasta Fresca

Esta vez me apetecía con una guarnición sabrosa y con textura. Así que nada mejor que mi Calabrese: tomate seco confitado, cebolla y chalota pochadas, ajo, tomillo, piñones para darle el toque crujiente.

Lo mejor de todo es que una vez conoces la receta de masa de pasta fresca, lo único que te queda es jugar con la forma y los sabores que le puedes añadir. Además, es un entretenimiento perfecto para los días de lluvia y frío.

¿Pero cómo hago pasta fresca si no tengo máquina de pasta? ¡Tranquilidad! Que no cunda el pánico. La pasta fresca puede estirarse con un rodillo tradicional, hasta que adquieras el grosor deseado. Sin embargo, hoy en día es muy fácil encontrar una máquina de pasta decente por unos 20 euros. La verdad es que merece la pena esa pequeña inversión para la enorme cantidad de felicidad que sentirás al saborear tu propia pasta.

Pasta Fresca, salsa Calabrese

Créeme, una vez cocines pasta fresca en casa… Nadie va a querer comer otra cosa!

¿Qué me dices, te atreves?

Dificultad: Fácil

Tiempo: 15 minutos de preparación. 30 minutos de reposo. 10 minutos de elaboración. 2 minutos de cocción.

Comensales: 4 personas

Ingredientes:

Masa de pasta fresca

  • 400 gramos de harina 00 (puedes comprarla en panaderías)
  • 4 huevos
  • Sal
  • Aceite de oliva

Salsa Calabrese

  • 3 cebollas grandes
  • 4 chalotas
  • 3 dientes de ajo
  • 4 tallos de tomillo, las hojas
  • 20 – 25 tomates secos en aceite
  • 2 o 3 cucharadas de piñones
  • Queso parmesano al gusto
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra
  • Vinagre balsámico de Módena

Pasta Fresca, Salsa Calabrese

Procedimiento:

Para la pasta fresca

  1. Haz un volcán con la harina y echa los huevos enteros en el centro, 3 pizcas de sal y un buen chorro de aceite de oliva. Mezcla el huevo con la harina progresivamente con los dedos o con la ayuda de un tenedor.
  2. Cuando todos los ingredientes se hayan incorporado, amasa durante 10 minutos. Debes aplastarla un poco con la base de la mano y volverla a enrollar sobre sí misma; hasta que quede una masa lisa y compacta.
  3. Corta la masa en 4 y deja que repose a temperatura ambiente, tapada con papel film, durante 30 minutos.
  4. Estira cada una de las bolas de masa con la máquina de pasta fresca o con un rodillo, espolvoreando con harina para que no se pegue. Después, córtala con la ayuda de un cortapastas o en láminas de 4 – 6 mm. de grosor. Deja que la pasta se seque a temperatura ambiente durante unos 10 minutos.
  5. Pon agua con sal a hervir y cuece tu pasta hasta que esté lista (2 minutos aproximadamente). Escurre y rocía con un buen chorro de aceite para que no se pegue.

*Puedes guardar la pasta fresca durante 3 días en la nevera.

Salsa Calabrese

  1. Pela las cebollas, las chalotas y los ajos. Pártelos por la mitad y córtalos en láminas.
  2. Pon unas 4 cucharadas de aceite de oliva en una sartén, a fuego medio-alto, y suda la cebolla y la chalota, con un poco de sal y pimienta. Cuando ya estén translúcidas, baja el fuego y agrega el ajo. Tapa la sartén y deja que se poche durante 10 – 15 minutos. Agrega un poco de agua si crees que es necesario para que siga cociendo.
  3. Mientras tanto, pica las hojas de tomillo y parte el tomate seco en trozos.
  4. Cuando esté pochado, sube el fuego y agrégale unas gotas de vinagre balsámico. Deja que se vaya pegando un poco al fondo para que coja color (con cuidado de que no se te queme).
  5. Finalmente, agrega el tomate seco y el tomillo picado y déjalo a fuego bajo durante unos 5 minutos para que se incorporen todos los sabores.
  6. Tuesta los piñones en una sartén, a fuego bajo, e incorpóralos a la salsa.
  7. Mezcla tu pasta fresca con la salsa, sirve y ralla un poco de queso parmesano por encima.
Pasta fresca con Salsa Calabrese
Guardado en Cereales, Entrantes, Nat, Pasta, Sin Lactosa, Vegetariano

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Vota y Comenta 0 Respuestas

Pasta fresca con Salsa Calabrese

Tu Información