Gnocchi de patata

Reaparezco por el blog, escribiendo esta entrada desde mi rincón favorito de la cocina del restaurante (así que ya pido perdón de antemano por la calidad de las fotos). Una vez limpia, recogida, impoluta… después de un servicio de aquellos que suben los niveles de adrenalina hasta las nubes.
La adrenalina propia de recibir buena respuesta a aquellos platos que ven por primera vez la luz. Aquellos en los que cada uno de sus componentes está elaborado de principio a fin por tus manos. Sin colorantes ni conservantes. Sin trampa ni cartón.

image1

Hablando de elaboraciones caseras… Hace ya años que probé por primera vez un gnocchi. Creo que fue justo después de finalizar (con éxito) una de esas dietas en la que los carbohidratos son el enemigo público número uno. ¿Mi gran recompensa? Un plato de gnocchi. Había oído maravillas sobre este tipo de pasta a base de patata (u otros feculentos). Pero mi experiencia no estuvo, ni mucho menos, a la altura de las maravillas del país al que viajó Alicia. ¿Dónde estaba el sabor de patata? ¿Dónde aquella textura sedosa que prometía en el paquete? Ahá… probablemente a estas alturas ya habrás adivinado cuál fue el grave error que cometí: comprar gnocchi y no hacerlos yo misma.

Escarmentada, había abandonado toda esperanza de encontrar la grandeza en aquellas pequeñas bolas rayadas cuando lo vi claro: haría los gnocchi yo misma.
Cuál fue la sorpresa al descubrir la simplicidad de su elaboración y el placer de degustar un gnocchi equilibrado, con textura y, lo más importante, con sabor.

Este mismo placer es del que intento que disfruten los clientes del restaurante en el que me encuentro. Esta vez, a través de unos gnocchi de patata e idiazábal con gambas y emulsión de avellanas. No obstante, para aquellos que no os podáis acercar hasta Vic, aquí os dejo la receta de los gnocchi.

image6

Ingredientes para 4 personas:

  • 400 gramos de patata cocida (con piel)
  • 150 gramos de harina tamizada
  • 40 gramos de yemas (siempre, mejor de huevos de corral)
  • 20 ml. de aceite de oliva
  • 100 gramos de queso idiazabal rallado (Opcional)

Procedimiento:

  1. En abundante agua con sal, hierve las patatas hasta que estén blandas. Retíralas del agua y, todavía calientes (puedes dejarlas enfriar ligeramente) retírales la piel y pásalas por un pasa-puré.
  2. Ve incorporando la harina tamizada, el aceite y las yemas progresivamente, a la vez que amasas con suavidad para que la patata no se vuelva correosa. Siempre sobre una superfície ligeramente enharinada.
  3. Deja reposar la masa, al menos 30 minutos. Córtala en pequeñas porciones, las cuales debes estirar en forma de cilindro. Con la ayuda de una espátula o cuerna, corta tus gnocchi del tamaño que desees. Puedes darles forma ovalada y pasarlos por encima del reverso de un tenedor, aunque yo los prefiero más rústicos.
  4. Cuécelos en agua con sal, manteniendo el punto de ebullición bajo. Sabrás que están cocinados cuando floten en la superficie.
Gnocchi de patata
Guardado en Entrantes, Nat, Pasta, Recetas, Sin Lactosa, Vegetariano

Etiquetas: , ,

Vota y Comenta 0 Respuestas

Gnocchi de patata

Tu Información