El pan Anti-Pan

Los desayunos, la comida más importante del día. Llevaba una temporada en que el sueño se había apoderado de mí y mi capacidad para salir del paquete de galletas estaba bloqueada.

SONY DSC

El otro día, consultando nuevos blogs de cocina, descubrí la venganza contra el pan, una alternativa distinta y original para cambiar el concepto de desayuno aburrido: ¡EL PAN ANTI-PAN!

Este nuevo justiciero contra la monotonía, va al grano: una rica variedad de semillas, avellanas y aceite de coco. Si de un anuncio de teletienda se tratara, no dejaría de repetir:

¿Cansado de largas horas amasando para terminar con harina hasta en los pelos de la nuca? [Mujer cubierta de harina, despeinada y resoplando, que asiente ávidamente]

¿Harto de que ni tu RotoRazer sea capaz de cortar tu pan, de lo duro que está? (muy recomendable mirar el video)

Y, por si fuera poco, es la oportunidad perfecta para experimentar con ingredientes poco habituales. O, ¿es que a caso habíais oído hablar alguna vez del Psyllium?

Tengo que avisar que no es un sustituto perfecto del pan, es simplemente otro desayuno distinto, apto para estudiantes: congelar, tostar y comer, sin más preocupaciones.

Aunque, por supuesto, puede utilizarse en cualquier comida del día y como acompañamiento de cualquier plato. Desde solo hasta acompañado con verduras.

Tiene una textura un poco húmeda y por eso es aconsejable tostarlo bien, la verdad es que tenía un poco de “miedo” hacia esta receta, tan distinta, tan revolucionaria, pero esta mañana mis compañeros y futuros doctores me han dicho que les ha gustado (y espero que no sea para hacerme la pelota…).

AVISO IMPORTANTE: llena mucho, así que no te animes y te prepares un bocadillo de 4 pisos con este pan, porque tendrás que repartirlo entre todo ser humano que te rodee (aunque eso tampoco sea malo, que así todos disfrutan). También cabe destacar que el conjunto de sus ingredientes es muy nutritivo pero también regula mucho el tránsito intestinal, más que Activia (ya me entendéis).

La receta, que he adaptado de MyNewRoots, es extremadamente simple, aunque con un par de ingredientes que pueden ser un poco difíciles de encontrar. La clave es ir directamente a un herbolario con variedad y, seguramente, encontrarás todo lo que necesitas.

Grado de dificultad: “Igual que cocinar una sopa de sobre”

Tiempo de Preparación: 10 min o menos

Tiempo de Reposo: 2-24h

Tiempo de cocción: 50-80min

TIEMPO TOTAL: a partir de 3h

Ingredientes:

IMG_1120

  • 135g de pipas de calabaza (si no te gustan puedes usar de girasol)
  • 90g de semillas de lino
  • 65g de avellanas (yo las utilicé crudas pero también pueden ser tostadas, o  incluso puedes utilizar almendras, anacardos o pistachos)
  • 145g de copos de avena finos (no salvado)
  • 2 cucharadas grandes de semillas de chía
  • 4 cucharadas grandes de cáscaras de Psyllium*
  • 1 cucharadita de sal
  • ½ cucharada grande de miel
  • ½ cucharada grande de concentrado de manzana

(Puedes utilizar una cucharada entera de alguna miel o de concentrado de manzana, o de algún sirope como el de arce si tienes)

  • 1 cucharada grande de aceite de oliva (de sabor no muy fuerte, el que utilizas para cocinar)
  • 2 cucharadas grandes de aceite de coco (en estado líquido, que es menos que cuando está sólido)
  • 350ml de agua

*Cáscaras de Psyllium: no son fáciles de encontrar, tienen la capacidad de absorber mucha agua, de forma que actúan como harina en esta receta. Normalmente se utilizan con el mismo propósito que la fibra en la dieta.

La verdad es que en el pequeño herbolario en el que hago mis compras no lo tenían, así que utilicé una mezcla de semillas y bacterias que tenía en casa que me recetaron para mejorar la flora intestinal. Se llama “Intecol (complejo probiótico)”.

Procedimiento:

  1. Pon todos los ingredientes secos en un molde de pan (tipo plumcake, si tienes de silicona será más fácil) y remueve hasta que se hayan distribuido de forma más o menos homogénea.
  2. Mezcla los ingredientes líquidos a parte.
  3. Añade el líquido al molde con lo seco y unifícalo con una cuchara.
  4. Al terminar, deja reposar 5 minutos y échale un vistazo. Deberá tener una consistencia compacta pero que, a la vez, sea moldeable como barro (si está tan denso que cuesta remover, añádele más agua).
  5. Con la base de la cuchara aplana la parte de arriba y deja reposar la mezcla entre 2h y toda la noche, sin tapar. Recuerda precalentar el horno a 175ºC antes de proceder a hornearlo o tendrás que esperarte más.
  6. Después de haber reposado, mira que la masa se pueda separar de las paredes del molde y quede como un bloque.
  7. Introduce el molde en la parte media del horno durante 20 minutos y luego, traspasa el pan del molde a la rejilla.
  8. Vuelve a hornearlo durante 30 – 50 minutos más** (debe quedar bien tostado pero no quemado).
  9. Una vez horneado, debes esperar a que se enfríe COMPLETAMENTE para cortarlo, ya que va a estar un poco húmedo en el centro y se podría desmoronar.
  10. Antes de comer, es mejor que tuestes las rebanadas por ambos lados para que quede bien crujiente.
  11. Según la receta original, dura 5 días, aunque yo creo que con estos ingredientes su duración puede ser infinita. De todos modos, yo lo tengo en mi congelador para evitar sorpresas mutantes 😉

 

(**) Esta era la primera vez que hacía esta pan y en la segunda tanda de hornedado (punto 7) sólo dejé transcurrir 30 minutos, aunque al cortarlo, vi que su textura no me convencía, así que lo horneé durante 20 minutos más.

IMG_1125

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

 

SONY DSC

SONY DSC

Ésta será una receta perfecta si quieres experimentar, así que si lo intentas, compártelo y explícanos cómo te ha ido! Me atrevería a añadir que, si te gusta, puedes intentar  añadirle uvas pasas a la receta, o arándanos deshidratados, le darán un toque más dulzón.

Espero que os haya gustado el post y…

Bon profit!

Cris

El pan Anti-Pan
Guardado en Cereales, Cris, Pan, Sin gluten, Sin Lactosa, Vegetariano

Etiquetas: , , , , , , , ,

Vota y Comenta 1 Respuestas

El pan Anti-Pan

Tu Información

  1. Mi puntuación para esta receta es 10! Es una alternativa perfecta para salir de la rutina del pan de toda la vida. Y si lo acompañas de una buena mermelada de fresa, aún mejor! Enhorabuena por la receta, Cris.