Classic Lemonade

Happy 4th of July, everyone!

Classic Lemonade

Si hay una cosa que me guste del calor abrasante del verano es sentir la sensación de alivio cuando das un trago a una bebida fresquita. Cuando la primera gota de líquido entra por tu garganta, se te pone el vello de punta con el cambio repentino de temperatura e incluso, si el ansia aprieta, se te llega a “congelar el cerebro”. ¡Yo soy experta en ello… cómo duele!

Hay tres bebidas imprescindibles en mi verano que, no pueden faltar, si quiero sentir que realmente estoy de vacaciones: la horchata artesana, el café con hielo y, la más deliciosa de todas: una limonada casera con un poco de menta o hierbabuena.

¿Qué mejor post para un 4 de julio como esta bebida tan típica Estados Unidos? Porque… ¿Cuántos de vosotros no habéis visto de pequeños esas películas americanas en las que los niños de la familia, para pagarse las golosinas, vendían limonada casera en frente del porche? ¡Qué ganas tenía de introducirme en la tele a lo Poltergeist y adquirir un vaso enorme de ese oro líquido con 1$ arrugado!

Pero… como lo de las apariciones paranormales al otro lado de la pantalla es algo que no domino, hago mi propia classic lemonade en casa. Eso sí, con mi toque personal de menta o hierbabuena que la hace todavía más refrescante.

 Classic Lemonade

Es una bebida sencillísima que aguanta muy bien en la nevera y que es digestiva ¡a tope! Encima matará cualquier bacteria que decida meterse en vuestro cuerpo con el objetivo de estropearos las vacaciones (ese momento del año tan preciado).

Espero que llenéis la puerta de la nevera con jarras de esta deliciosa Classic Lemonade y que disfrutéis de este soleado 4 de julio.

Facilidad: mucha!

Tiempo: 10 minutos más el tiempo de enfriado

Comensales: 4 personas, si usáis vasos grandes. Sino, las cantidades son para unas 6 personas

 Nat!

Necesitaréis:

  • 1 taza de agua
  • 1 taza de azúcar
  • 1 taza de zumo de limón o 3 limones troceados y su piel, pero sin la parte blanca porque es amarga
  • 4 tazas de agua
  • 10 hojas de menta fresca, o más
  1. En un cazo a fuego medio, disuelve el azúcar con 1 taza de agua. Éstas son las medidas básicas para conseguir un almíbar. Mézclalo con el zumo de limón y añádele las 4 tazas de agua.
  2. Pica la menta muy pequeñita y añádesela a la limonada
  3. Si eliges la opción de los limones troceados, coloca la piel y los trozos de limón en el vaso de la batidora junto con el azúcar, el agua y las hojas de menta. Tritura todos los ingredientes y después, si el vaso de tu batidora no era suficientemente grande, añádele el agua que creas que le falta. Cuélalo bien antes de servir la limonada.
  4. Mete el líquido en una jarra o botella y deja que se enfríe en la nevera hasta que adquiera la temperatura deseada.

Lo mejor es servirla en un vaso grande con cubitos de hielo.

 Classic Lemonade

Notas e ideas:

  • Antes de servir la limonada, remuévela bien.
  • Si no quieres usar azúcar blanco puedes usar azúcar moreno, que va a oscurecer un poco tu limonada, o edulcorante. Si quieres usar edulcorante, yo te recomiendo alguna melaza o stevia (no soy muy partidaria de la sacarina) pero usa solo un poco más de media taza, porque suele endulzar más.
  • ¿Por qué no haces cubitos de hielo de limonada? De este modo tu limonada no se acuará cuando se disuelvan sino que, seguirá manteniendo el mismo sabor.
  • La menta quedará en la parte de la superficie de la limonada, desde donde desprenderá todo su sabor. Si quieres puedes colar la limonada cuando la sirvas.
Classic Lemonade
Guardado en Bebidas, Fruta, Nat, Para llevar, Sin gluten, Sin Lactosa, Vegetariano

Etiquetas: , , , , , ,

Vota y Comenta 0 Respuestas

Classic Lemonade

Tu Información