Ají de gallina

Ají de Gallina

Para todos los que no lo sepáis todavía, siento una debilidad especial y absoluta (de esa que hace que te tiemblen los tobillos) por la comida peruana. Así que como prometí hace unos días en Facebook, aquí tenéis el reflejo de ello.

Ají de gallina

Mi historia de amor con la gastronomía de este magnífico país (al que llevo mucho tiempo prometiendo ir a conocer…y que tendrá que seguir esperando) ocurrió de repente, el día 16 de febrero del año pasado. El día de mi 23 cumpleaños, unos amigos me regalaron la que sería la cena que me abriría los ojos (y el paladar) a sabores tan peculiares como intensamente deliciosos. Entre los platos que nos sirvieron hubo un pequeño ravioli del que me acordaré siempre: relleno de ají de gallina. “¿Y eso qué es?” Pensé en aquel preciso instante. Pues ¡Manjar de los dioses, señores!

Este es sólo un pequeño ejemplo del por qué del gran éxito que está teniendo la gastronomía peruana en nuestro país y que ha tenido gran protagonismo en el desarrollo de Madrid Fusión. Como yo no he podido ir (snif), la cocina peruana ha venido a mí a través de este maravilloso Ají de gallina (bueno… lo confieso… éste está hecho con pollo).

Se trata de una receta que no puede faltar en ninguna mesa peruana que se precie cuyo ingrediente más característico es el Ají (amarillo), un chile peruano de picante moderado. La verdad es que ¡no me sorprende! porque está de vicio. Suele servirse con arroz o con patatas hervidas y huevo, así que no os vais a quedar con hambre. Para todos aquellos que podáis, acercaros al restaurante A&G, en Madrid, del grandísimo Chef Gastón Acurio, a probar uno de los mejores Ají de gallina que se pueden encontrar fuera de Perú.

.

Ají de gallina

.

¡Espero que os animéis a probar esta receta tan representativa de la cultura gastronómica peruana!

La dedico especialmente a mis grandes amigos peruanos Ricardo, Lorena y Dani!

Dificultad: Fácil, con algo de maña

Tiempo: 1 hora (o un poco más… depende de lo rápido que seas deshilachando el pollo)

Comensales: 4 personas

             …………………………………………………………………………………………………………….

Ingredientes:

Para la pasta de Ají amarillo (250 gramos aprox.)

Podéis encontrar pasta de Ají amarillo o de Ají mirasol en algunos supermercados o tiendas especializadas. Si optáis por hacer vuestra propia pasta de ají, deberéis comprar Ají fresco en tiendas peruanas o que vendan producto internacional.

  • 15 Ajíes amarillos
  • 7 – 10 cucharadas de aceite de oliva

Corta el extremo con el tallo de los ajíes, ábrelos por la mitad a lo largo y despepítalos, con la ayuda de una cuchara. Colócalos en agua fría y lleva a ebullición. Cuando hierva el agua, retira del fuego y escúrrelos. Repite el proceso 2 o 3 veces, o hasta que la piel se separe fácilmente de la pulpa. Tritura los ajíes con aceite.

.

Ají amarillo

.

Para el Ají de gallina

  • 2 pechugas grandes de pollo (tradicionalmente, se usa gallina, pero con pollo obtendréis un resultado prácticamente similar y su cocción es mucho más rápida)
  • 1 cebolla fileteada
  • 3 dientes de ajo en puré o picados muy finamente
  • 3 cucharadas de pasta de ají amarillo o 2 de ají mirasol . Para un picante suave (puedes ajustar las cantidades a la intensidad de picante que desees).
  • 2 rebanadas de pan (sólo la miga).
  • 40 ml de leche
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 50 gramos de nueces picadas
  • 4 huevos de codorniz
  • 2 patatas nuevas pequeñas, con piel (lávalas bien)
  • 50 gramos de queso parmesano rallado
  • Sal, pimienta blanca, aceite y agua.

 

Ají de gallina

 

Procedimiento:

  1. Vierte el caldo de pollo en un cazo y coloca las pechugas de pollo enteras dentro. Agrega agua hasta que las pechugas queden cubiertas. Lleva a ebullición suave y deja que las pechugas se cuezan durante unos 15 minutos. Deja que se entibien dentro del caldo. Después, deshiláchalas con los dedos o, simplemente (y para ir más rápido) desmenúzalas con la ayuda de 2 tenedores.
  2. Agrega 4 cucharadas de aceite en una sartén y pocha la cebolla, lentamente, con una pizca de sal para que suelte el agua. Cuando esté translúcida, agrega el ajo y deja que se cueza lentamente.
  3. Pon agua a hervir, con sal y cuece las patatas hasta que estén blandas por dentro.
  4. Pon en remojo la miga de pan con la leche.
  5. Prepara los huevos duros de codorniz. Deben hervir unos 5 minutos.
  6. Agrega 3 cucharadas de pasta de ají amarillo (o 2 cucharadas de pasta de ají mirasol) al sofrito y deja que se cueza bien, a fuego suave, durante unos 5 minutos. Agrega el pan remojado con leche y dale unas vueltas para que se cueza un poco.
  7. Agrega 2 cazos del caldo de cocción de las pechugas y deja que se reduzcan a fuego lento, para que la salsa gane consistencia. Remueve constantemente para que el pan no se pegue a la sartén. Añade más líquido si lo crees necesario (te recomiendo que guardes caldo de cocción por si quieres rectificar la textura y espesor de la salsa).
  8. Tritura la salsa, vuélvela a verter en la sartén y agrega las nueces picadas y el parmesano. Rectifica de sal y pimienta blanca.
  9. Agrega el pollo deshilachado a la salsa y deja la mezcla a fuego bajo durante unos 5 minutos, para que los sabores se incorporen bien.
  10. Corta los huevos de codorniz y las patatas por la mitad. Sirve el ají de gallina y decóralo con los huevos, la patata, unas escamas de sal y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
Ají de Gallina
Guardado en Aves, Huevos, Nat

Etiquetas: , , , , , ,

Vota y Comenta 2 Respuestas

Ají de Gallina

Tu Información

  1. Si hasta parece que el mismo plato cobra vida! Qué cara más simpática!
    Qué rico, TE QUIERO A COMER

  2. Que rico.